Atención telefónica
+34 910 585 585

Alquiler de zonas comunes en las comunidades de propietarios

Pintar la fachada, hacer una reforma en la piscina o en la escalera…suelen ser decisiones que conllevan grandes derramas para la comunidad de propietarios. Un problema que en ocasiones puede ser bastante determinante para algunos de los vecinos. Sin embargo, existen soluciones bastante efectivas si queremos que nuestra comunidad gane unos ingresos extras.

¿Quieres saber cómo? No te pierdas nuestros consejos recogidos en la Ley de Propiedad Horizontal. Toma nota y sugiere una solución a tus vecinos.

¿Se pueden alquilar zonas comunes en la comunidad?

Está contemplada la posibilidad de arrendar una zona común, no obstante, para ello se necesitará el voto positivo de las tres quintas partes del total de los propietarios del edificio. Es decir, las tres quintas partes también de las cuotas de participación de la comunidad. Una especificación establecida en el artículo 17.3 de la LPH.

Requisitos para alquilar las zonas comunes

Para poder llevar a cabo la iniciativa, se requiere por supuesto acordarse en el orden del día de la junta ordinaria o extraordinaria de propietarios, de manera que los vecinos puedan votar y alcanzar la mayoría explicada previamente. Además, es también aconsejable que se fijen las condiciones como, por ejemplo, los precios mínimos o los plazos máximos de duración.

Una vez que exista un acuerdo pactado, el Presidente de la Comunidad podrá tener la autorización necesaria para empezar los trámites del alquiler.

Es muy importante tener en cuenta que para poder arrendar los elementos comunes, no deben tener un uso específico en el inmueble y tienen que suponer un beneficio considerable para todos los propietarios.

¿Cuáles son las zonas comunes que se pueden alquilar?

En principio, no existen muchas restricciones respecto al tipo de áreas arrendables.

Vivienda del portero

Es una gran oportunidad hoy en día ya que cada vez más existe un gran desuso de este tipo de inmuebles. Si este es el caso en tu comunidad de propietarios, no desaprovechéis la oportunidad de darle una segunda vida. No solo alquilándolo, sino también pudiéndolo vender y dando la bienvenida a un nuevo propietario, además de algún dinero extra.

Plazas de aparcamiento

A veces quedan algunas plazas libre en el garaje de la comunidad que no tienen propietario del edificio. Por eso, sería interesante plantearse poder alquilárselo a alguien de fuera que viva cerca de vuestra zona o, incluso, cerca de su lugar de trabajo.

La fachada para publicidad

Quizá parece un método muy poco común pero, sin lugar a dudas, colocar vallas publicitarias en las fachadas o cubiertas puede ser una gran fuente de ingresos mensuales. Sobre todo si tu comunidad cuenta con una atractiva ubicación para las marcas o entidades ( centro de la ciudad, vistas a la autopista…), no es lo mismo una avenida principal que una carretera secundaría en una zona del extra radio.

Alquiler por horas o días

Para las urbanizaciones puede ser muy interesante poner algunas zonas comunes al aire libre como pistas de tenis, pádel, fútbol o clubes sociales a disposición de gente de afuera. De esta forma, se podrán celebrar eventos, partidos o, incluso, torneos dentro de vuestra comunidad. Eso sí, es muy importante que alguien se encargue del recibo de los pagos, así como turnos por sesión, número máximo de personas…etc

¿Impuestos por el alquiler?

En principio, las comunidades de vecinos no son consideradas como personalidades jurídicas, por lo que estarían exentas de pagar. Aún así, se debe tener en cuenta que los propietarios, al ser beneficiarios de las cuotas, sí tienen que incluirlo en su declaración de la renta.

El papel del administrador de fincas

El administrador de fincas en este caso será el encargado de transferir a Haciendo el ingreso extra que supone por cada propietario. Las entradas de dinero a declarar irán ligadas al porcentaje de participación que cada uno de los vecinos tenga en la comunidad.

Además, también podrá ser de gran ayuda a la hora de solicitar los permisos administrativos para la instalación de diferentes elementos en las zonas comunes (letreros, aparato de telefonía..). Algo muy importante a tener en cuenta.