Atención telefónica
+34 910 585 585

Cuenta de la comunidad de propietarios: ¿Sin comisiones?

Como es normal, al vivir en un edificio o en una zona residencial seguro debes aportar tu granito de arena, pagando las cuotas a través de una cuenta de la comunidad de propietarios.

Es por ello, que tanto si se trata de una comunidad de nueva creación como si necesitáis cambiar de banco, es muy importante saber cómo abrir una cuenta de este tipo y, por tanto, entender cómo es su funcionamiento.

A continuación, te contamos todas la claves que necesitas saber al respecto. ¡Empecemos!

¿Por qué se necesita una cuenta para la comunidad de propietarios?

Para evitar tener que hacer grandes derramas cada vez que se necesite hacer una pequeña reparación o afrontar los gastos comunitarios de forma regular, la gran parte de comunidades deciden pactar un pago mensual por parte de cada propietario.

Por esto mismo, el dinero debe estar bien custodiado y el mejor remedio para ello es tener una cuenta bancaria. Además, esta es de gran ayuda para tener bien hecha la contabilidad y asegurar que el dinero aportado no se esté usando de manera incorrecta.

¿De quién es el dinero de la cuenta?

Obviamente, el dinero pertenece exclusivamente a la comunidad, no al presidente ni a un vecino. Por lo que se encuentra terminantemente prohibido emplear dicha cantidad para fines personales.

No obstante, es necesario que alguien sea nombrado como responsable de esta cuenta y se encargue de hacer los movimientos pertinentes. Además, lo ideal sería que no fuera solo una única persona, sino que hubieran varias a la vez con el mismo poder.

A la comunidad le interesa mucho tener estos encargados, ya que de esta forma se podrá detectar mucho mejor si existen movimientos sospechosos o fuera de lugar.

Con una cuenta de disposición mancomunada, con al menos dos titulares, será necesaria la autorización de todos los titulares para disponer del dinero.

¿Cómo es la cuenta de una comunidad?

Hay que tener en cuenta que las cuenta bancarias que están destinadas a estos usos no son iguales que una cuenta individual normal de una persona o empresa. Pero, ¿Por qué?

Veamos, primero de todo el titular de la cuenta debe ser toda la comunidad de propietarios en si misma. Un aspecto muy importante a saber, ya que el titular por tanto no puede ser ni un vecino ni el presidente vigente en el momento de su apertura.

¿Es posible no tener comisiones?

En términos generales, este tipo de productos bancarios suelen tener comisiones, debido a que no se tratan de una cuenta corriente al uso.

Por tanto, se recomienda que los gastos derivados de la propia cuenta se tengan en consideración cuando se calculen los presupuestos de la comunidad. De esta manera, podremos evitar que se cobren las comisiones pertinentes cuando no haya dinero suficiente y tengamos la cuenta en números rojos.

No obstante, sí que existen una pocas posibilidades de cuentas bancarias sin comisiones. Normalmente requieren de ciertas condiciones como, por ejemplo, que se trate de una cuenta o banca 100% online. Un gran de ejemplo de ello es la BBVA Net Cash o la Cuenta Expansión Comunidades de Propietarios de Sabadell.

Además, hay un gran número de cuentas destinadas a este tipo de usos con un cargo de comisiones realmente asequibles, algunos de los bancos que las emiten pueden ser CaixaBank/Bankia o Triodos Bank entre otros. Las cuales solo te cobran por gastos de apertura o a través de una cuota realmente baja por su mantenimiento. Por lo que siempre es mejor hacer un metódico análisis para ver cuál nos puede interesas más. Te dejamos algunos de los más interesantes en el siguiente enlace.

Cómo abrir una cuenta para la comunidad de propietarios

Lo más rápido y sencillo es que uno o varios responsables de la comunidad vayan a la entidad bancaria directamente para informarse sobre las condiciones de la cuenta.

Esto es debido a que los productos hechos para las comunidades de propietarios no suelen estar expuestos en las páginas webs de las entidades financieras y, por tanto, no es posible hacer su apertura por internet.

La documentación requerida

Te detallamos los documentos necesarios a continuación:

  • La escritura de constitución de la comunidad de vecinos. 
  • El NIF o Número de Identificación Fiscal
  • Todos los DNIs de los propietarios que se vayan a inscribir en la cuenta como autorizados para hacer los movimientos. 
  • Acta de la comunidad de propietarios que corrobore que los autorizados han sido elegidos por en junta por los propietarios.

En definitiva, para la apertura de una cuenta de la comunidad de propietarios se necesitan más trámites y más pasos que con una normal. Sin embargo, esta es la manera más aconsejable de gestionar el dinero de una comunidad de vecinos. Si confías en tu administrador de fincas te hará todo este proceso más sencillo, tanto para la apertura de una nueva cuenta como para la gestión de tu contabilidad durante todo el ejercicio.

En Aresi contamos con todo un equipo de contabilidad a disposición de nuestras comunidades para que las cuentas sean siempre fáciles y cómodas de llevar. No lo dudes y consúltanos aquí.