Atención telefónica
+34 910 585 585

¿Podemos cesar al presidente de la comunidad?

Quizá se trate de un término que no te suene, pero la remoción es la capacidad que tienen los vecinos para cesar al presidente de la comunidad. Más específicamente, de retirar la confianza a todos aquellos cargos que fueron elegidos cuando estos pueden estar dañando al interés común del vecindario.

A continuación, te explicamos todos los detalles para que sepas cómo poder destituir al presidente de la comunidad en caso de que esté ejerciendo mal sus funciones.

¿De qué se trata la remoción?

Como no es de extrañar, este término viene contemplado en la Ley de Propiedad Horizontal, y se refiere a cualquier órgano de gobierno de la Comunidad, de forma que se puede destituir a estos cargos antes de la expiración de su mandato (normalmente de un año).

En la LPH se especifica que se puede remover al Presidente, siempre y cuando se haga a través de una Junta extraordinaria y con un punto específico en la orden del día para ello.

El requisito de la junta, se fundamente en que si el nombramiento se hizo mediante esta convocatoria, la remoción y la resolución de las reclamaciones contra estos cargos debe hacerse de igual forma. Algo especificado en el artículo 14 de la LPH.

¿Cómo se puede cesar al presidente de la comunidad en la Junta?

Al igual que para elegir al Presidente, para removerlo de su puesto se necesitará el acuerdo de la mayoría de los asistentes de la convocatoria, representando más del valor de las cuotas de los presentes.

Debemos saber que no es necesario alegar una causa concreta para ello, es decir, ninguna causa dolosa o culposa para cesar al presidente de la comunidad de su puesto. Lo que se da a entender en la LPH es que este mecanismo de remoción se basa en la confianza que la Comunidad tenga depositada en el presidente en este caso.

Aún así, entendemos que sí es necesario tener una causa suficientemente legítima, ya que en el artículo 7.2 del Código Civil no se ampara el abuso de derecho. Esto podría ser totalmente perjudicial y con consecuencias negativas para quienes lo promovieran si un presidente resultase dañado por esto y decidiera demandar a los vecinos.

¿Cómo se ha de convocar la Junta extraordinaria?

Como el Presidente en este caso es la parte afectada, deberemos convocarla a través de la cuarte parte de los propietarios. O, por el contrario, un número que represente al menos el 25 por ciento de las cuotas de participación, según se indica en el artículo 16.1 de la Ley de Propiedad Horizontal.

También podría ser el propio Presidente quien hiciera su convocatoria, pero siendo la parte afectada lo más probable es que no se encuentre interesado a someterse a los vecinos.

¿Cuáles son las funciones de un buen presidente?

En términos generales, las obligaciones de un presidente deberían abarcar:

Ser el representante legal de la comunidad.

Hacer el seguimiento de las funciones del resto de miembros del órgano de gobierno.

Hacer la la convocatoria de las respectivas juntas, así como su moderación.

Dar conformidad a todas las catas de Juntas y llevar a cabo lo que se ha acordado en las mismas.

Asegurarse de que los vecinos se encuentren bien informados para el correcto funcionamiento de la comunidad.

Velar en todo lo necesaria para la conservación de la comunidad de vecinos.

Por tanto, podríamos decir que para cesar al presidente de la comunidad, sería más que suficiente que éste dejara de atender a las obligaciones nombradas anteriormente. O, por el contrario, que traicionara la confianza de sus vecinos a través de engaños o corruptelas.