Atención telefónica
+34 910 585 585

Cómo aumentar el valor de tu propiedad

El valor de una propiedad no se mide solo en los metros cuadrados de la misma o en el año de construcción el entorno de vida también tiene mucho que aportar al valor de nuestra vivienda. A continuación te contamos cómo aumentar el valor de tu propiedad con el paso del tiempo.

Qué elementos dan valor a mi casa

Pensar de cara al futuro en cómo poder mantener el valor de una propiedad de cara a una próxima venta es una buena inversión. Algunos aspectos de los más valorados por los compradores cuando van a elegir un futuro hogar son los siguientes:

Vistas de la vivienda

La orientación es uno de los puntos más valorados por los clientes que buscan comprar una casa, unas vistas al mar o a alguna zona verde y de recreo son valores añadidos que, sin lugar a duda mantendrán la inversión que hagamos por la vivienda durante muchos años.

Por esto mismo, si disponemos de unas vistas relativamente buenas, una de las zonas de la casa que más debemos cuidar es la terraza o balcón (tanto por dentro como por fuera).

Tener un rinconcito agradable en el que pasar un buen rato mirando al mar es uno de los tesoros más valorados por los compradores.

Zona residencial

No es ningún secreto que la zona residencial afecta de forma muy incipiente en el valor de la vivienda, un barrio con gran proyección de futuro es un valor al alza. Por esto mismo, es importante conocer qué proyectos de construcción y que planes de viviendas existen para las zonas aledañas a donde vivimos pues pueden llegar a ser una garantía para nuestra inversión en el futuro.

Las urbanizaciones residenciales siempre tienen un valor mucho más alto que los apartamentos de pisos, y además ofrecen la oportunidad a los propietarios de ir mejorando estas instalaciones a través de proyectos llevados a cabo por la comunidad de propietarios que supondrán una mejora común para todos.

Accesos, transporte y zonas de aparcamiento.

Los accesos a la zona, la accesibilidad del transporte público y cómo comunica este con las principales zonas de interés de la ciudad también son muy valorados por los compradores. Aunque, la construcción de una zona de aparcamiento puede ser sin lugar a dudas un punto decisivo a la hora de valorar la compra de un determinado inmueble.

Tener un garaje colectivo cuidado en la misma zona de residencia puede llegar a aumentar el valor más incluso que el estado de conservación de la vivienda.

¿Cómo puede un administrador de fincas influir en el valor de mi casa?

La comunidad y el entorno de vida es otro de los puntos decisivos a la hora de aumentar el valor de nuestras propiedades. Si una comunidad trabaja de forma correcta y gestiona bien el edificio, éste en promedio puede alcanzar mucho más valor que uno de iguales características sin la gestión adecuada.

Proyectos de mejora para la comunidad.

Una buena manera de aumentar el valor de las propiedades, es sin lugar a dudas una buena gestión de la comunidad por parte de un administrador de fincas colegiado. 

Existen infinidad de proyectos que pueden hacer que el valor del edificio aumente de cara a la venta de las propiedades de forma individual. Algunos de los que más valor aportan son:

  • Arreglos en la fachada: Una fachada cuidada y en buen estado es un envoltorio genial a la hora de presentar nuestra casa a la venta y lo primero que agradará al comprador cuando llegue a visitarla.
  • Instalación de mejoras en la urbanización: La instalación de un parque infantil, una pista deportiva, buzones inteligentes o el mobiliario de piscina son también valores al alza cuando vamos a vender nuestra casa.
  • Saneamiento e instalaciones: Renovar las instalaciones conectivas puede parecer lo menos importante para dar valor a tu casa de cara a una posible venta porque no son mejoras que salten a simple vista, sin embargo poder garantizar su estado a través de una reforma comunitaria de estos servicios, es un plus de valor para cualquier propiedad. 

El cuidado y buena gestión de la comunidad de propietarios es mucho más importante de lo que se suele apreciar, ya que puede suponer una diferencia de miles de euros a la hora de vender nuestra casa. Recuerda: Nuestra casa no comienza en el felpudo, si no en la entrada al edificio.