Atención telefónica

+34 910 585 585

Atención telefónica: +34 910 585 585

¿Por qué se da el cambio de hora?

Este año, el cambio de hora tiene lugar este 28 de marzo en la madrugada del sábado al domingo. Por lo que nos privaremos de de una hora menos de sueño para dar la bienvenida al llamado horario de verano.

Esta práctica es una medida que se implanta desde hace varias décadas en Europa pero ¿A qué se debe? ¿Es realmente sano para nosotros?¿Cuál es su origen?

A continuación, te abrimos paso a que entiendas toda su historia.

¿Por qué se da el cambio de hora?

Para entender las razones de su aplicación, primero debemos profundizar en su origen:

En pleno siglo XVII, Ben Franklin (embajador de Estados Unidos en Francia) fue la primera persona registrada en sugerir el concepto de ahorro de energía diurna. De forma habitual, al despertarse a las 6 de la mañana, se percataba de que el sol (en temporada estival) salía y brillaba antes de lo esperado. Un hecho que le llevó a concluir que se ahorraría una gran cantidad de aceite por la noche si la gente se levantase algo más pronto para hacer sus tareas. No obstante, sus textos y teorías no llegaron a calar en la mente colectiva, debido a que en aquella época aún no se acostumbraba a tener horarios fijos de trabajo.

Sin embargo, no fue hasta principios del sigo XX ( unos 100 años después) que se empezó a implantar esta práctica en Europa. El primer país fue Alemania, consiguiendo el ahorro de luz artificial y carbón en su producción. Pronto, otros países copiarían también esta medida con la misma finalidad.

Fue así como, finalmente, en España se empezó a implantar también el cambio de hora a partir de 1974 de forma ininterrumpida.

¿Ayuda hoy en día al ahorro de energía?

Durante los últimos años, varios estudios han sugerido que actualmente esta costumbre ya no tiene un efecto provechoso. Por ejemplo, en el horario de verano se detectó que, aunque se ahorraba energía en las noches, por las mañanas sí se gastaban suministros en las horas oscuras previas al amancecer.

Aún así, otras investigaciones han tenido resoluciones totalmente contrarias. En 2011 se calculó un ahorro energético de hasta 1.3 teravatios solo en Estados Unidos. Una cifra que se traduce a una reducción del consumo global de un 0.02 por ciento. Aunque pudiera parecer un pocentaje pequeño, realmente podría suponer un ahorro significativo. Además, se debe tener en cuenta que estos números varían según país y región.

¿Es sano el cambio de hora para nuestra salud?

Algunos estudiosos señalan que puede traer ciertos beneficios, ya que el dilatar las horas de luz trae consigo un ambiente más proclive para hacer actividades al aire libre y reducir las horas de ordenador o televisión.

No obstante, los médicos señalan que mantener siempre el mismo horario, es lo mejor para el ciclo circadiano. Es decir, resulta mucho más perjudicial despertarse aún en oscuridad y que esté luminoso por la noche, ya que para el cerebro lo ideal es iniciar el día con una dosis de luz solar y relajarse en las úlitmas horas. Sin embargo, el ajusto del horario de verano provoca totalmente lo contrario.

Todo ello, se identifica como la causa de ciertos trastornos físicos y psicológicos como la depresión, el cáncer, los ataques al corazón o la diabetes del tipo II. Por esta razón, se espera que la Unión Europea tome cartas en el asunto a partir del año que viene 2021. Pues se estima que, los resultados de ahorro energético, no rentabilizan los efectos nocivos para la salud de la población.

Consejos para adaptarnos al nuevo horario

Se calcula que se tarda hasta 5 días después del cambio de horario para que nuestro cuerpo vuelva a estar en sincronía.

Es por ello, que se aconseja ir acostumbrando al cuerpo de forma progresiva unos días antes de que se de el cambio. Por lo que lo mejor sería evitar los dispositivos digitales o el consumo de bebidas energéticas o con caféina por la noche.

De es manera, conseguiremos mantener lo máximo posible una higiene del sueño a lo largo del todo el año.