Atención telefónica
+34 910 585 585

La importancia de un buen descanso

A pesar de que la finalización de las vacaciones ya sea una realidad, las altas temperaturas pueden dilatarse aún un periodo de tiempo largo. Por lo que, con la adaptación a la rutina y el horario laboral de nuevo, es muy importante poder realizar un descanso largo y de calidad para poder rendir durante el día.

A continuación, te damos una serie de recomendaciones que te ayudarán a conciliar mejor el sueño y estar más descansado para el día a día:

Pautas para tener un mejor descanso con las altas temperaturas

Aunque poder dormir bien depende de muchos factores que pueden estar fuera de nuestro alcance, existen ciertos consejos que podemos seguir para propiciar un ambiente y unas condiciones buenas para ello:

No dormir siestas

A pesar de que a veces una cabezada pueda parecer una buena idea y nos sintamos tentados a dormirla, es mejor aguantar despierto durante el medio día o tomar sólo una siesta de 20 minutos. Este es el periodo de tiempo que se considera suficiente por los expertos para retomar fuerzas y no excedernos de más.

Hidratarse bien durante el día

Tomar agua durante las horas del día o tomar refrescos naturales hidrantes como té con hielo o zumos, es una buena forma de tener un mejor descanso por la noche. Sin embargo, evitar beber dos horas previas de acostarte sería lo ideal si no queremos despertarnos para ir al baño.

Hacer deporte

La práctica de deporte es muy saludable para segregar hormonas que ayudan a poder dormir mejor y más rápido. No obstante, es mejor no hacerlo antes de irse a la cama porque podría activar el cuerpo, siendo más sensato si lo hacemos durante las primeras horas del día.

Cenar sano y ligero

La comida de las horas nocturnas no debe ser demasiado pesada para la digestión. Por tanto, es recomendable comer dos horas antes y con una dieta que sea más bien ligera para que nos sintamos mejor a la hora de cerrar los ojos.

Evitar las pantallas

Está demostrado que las pantallas de aparatos electrónicos emiten luz que afecta al sueño y la vigilia. Su intensidad activa el cerebro y atrasa hasta una hora la conciliación del sueño. Por lo que lo mejor es desconectar y evitar el móvil u ordenadores. En su defecto, leer un libro puede ser mucho más sano y ayuda a que se cansen los ojos.

Un horario estable

Es también un factor bastante relevante tener un horario que se cumpla de forma regular. De esta forma, tu cuerpo se acostumbrará a dormirse y despertarse a las mismas horas de forma automática sin grandes complicaciones. Es todo cuestión de habituarse, aunque al principio te cueste un poco, luego te saldrá de forma natural.

Desconecta el aire acondicionado

Puedes usarlo para tener la habitación a la temperatura que más se adapte a tu bienestar. Aún así, cuando vayas a dormir es mejor desenchufarlo y mantener la temperatura en nuestro cuarto, creando un ambiente hermético (cerrar ventanas, puertas..etc) Si lo dejamos encendido durante toda la noche, puede que nos excedamos de frío y nos despertemos repetidas veces en el horario nocturno.

Ejercicios de relajación

Aunque el deporte de por sí ya te ayuda a estar de mejor humor y más relajado, quizá eso no sea suficiente. Probar ejercicios de relajación a través del control de la respiración puede ser también muy útil si tus problemas se deben por el estrés o los nervios. Uno de los más recomendado, por ejemplo, es el yoga.

Respeto en la comunidad de vecinos

A veces no poder garantizar un buen descanso no depende solo de nosotros, puede estar provocado por molestias externas que, la mayoría de ocasiones, se deben a nuestros vecinos. Por ello, también debemos ser empáticos con el resto de propietarios e intentar cumplir con todas las normas de convivencia para propiciar un buen ambiente en nuestra comunidad.

Evita los ruidos por la noche o mañana

Aunque la regulación lo permite desde la 9 de la mañana generalmente, es mejor si intentamos desplazar los ruidos lo máximo posible hasta las 10 u 11. Debemos tener en cuenta que no todo el mundo tiene la misma jornada laboral y puede que estés provocando molestias para alguien que cumpla con un horario de tardes o nocturno. De igual manera, a partir de las 10 de la noche también es aconsejable bajar el volumen de nuestros aparatos como la tele, ordenador o radio.

Apaga las luces

Hay personas que por despiste o por costumbre, dejan las luces de su casa o piso encendidos cuando se van a la cama. Esto también debe ser evitado, ya que es posible que esa luz proyecte en las ventanas de otra residencia y esté impidiendo que alguien concilie el sueño de forma satisfactoria.

No usar las zonas comunes en horas de descanso

En algunas comunidades se encuentra prohibido. Sin embargo, puede que no exista una regulación definida para ello. Aún así, usar las zonas comunes en horas de madrugada como la piscina, las pistas o parques puede ser de igual forma perjudicial para algunos de los propietarios o inquilinos.

Tu administrador de finca puede mediar por ti

Si te encuentras en una situación comprometida en tu comunidad debido a este tema, no te preocupes. Puedes evitar hablar con tu vecino directamente y dejarlo en manos de tus administrador de fincas para que lo gestione por ti.

De esta forma, no tendrás que enfrentarte a una situación embarazosa y tu gestor se encargará de forma agradable y objetiva de propiciar un ambiente óptimo para el descanso que mereces.