Atención telefónica
+34 910 585 585

¿Qué es la ley de propiedad horizontal?

La ley de propiedad horizontal es una ley creada para regular todo lo relativo a las comunidades de vecinos desde el otorgamiento del título constitutivo o escritura de división horizontal hasta la división de la propiedad horizontal. Fue desarrollada en 1960 pero ha tenido infinidad de actualizaciones y modificaciones para adaptarla a la realidad del momento.

Esta ley comprende cuatro aspectos fundamentales de la regulación comunitaria:

  1. Convivencia: la ley regula tanto la disposición de cargos para la administración de una comunidad como la forma de acceder a ellos. Los cargos son: presidente, secretario, vicepresidente,vocales y administrador, normalmente las comunidades delegan la mayoría de responsabilidades de estos cargos en la figura del administrador de fincas y se acuerda la disposición de los mismos por acuerdo en junta.
  2. Participación: esta ley también regula los diferentes acuerdos participativos que deben tomarse entre los propietarios de una finca y sus formas. Además de los derechos y obligaciones de los propietarios.
  3. Cuotas: el pago de cuotas de participación en relación a las diferencias de valor del inmueble y sus módulos de cálculo son otro de los aspectos que regula la ley.
  4. Zonas comunes: uso y disfrute de éstas así como, términos de propiedad son también aspectos de los que esta ley se encarga.

¿Qué ventajas supone esta ley para un propietario?

Todas, sin la ley de propiedad horizontal no podría existir la convivencia en las comunidades de propietarios. Hay que tener en cuenta que esta ley, establece los derechos y obligaciones, los cargos, la junta de gobierno, la regulación sobre los acuerdos tomados en junta de propietarios y las reglas a los que estos deben ajustarse y su expresión formal en libro de actas.

Ajustarse a la ley de propiedad horizontal, nos permite tener un administrador de fincas que se encargue de aspectos de importancia para la comunidad: firma electrónica, liquidación de impuestos, gestión de ley de protección de datos, contabilidad de la comunidad, gestión de incidencias, revisiones periódicas oficiales y un larguísimo etcétera de problemas que pueden surgir en el día a día y para los que, la mayoría de propietarios no tienen tiempo suficiente para dedicarles.

Además sin una ley que rija los acuerdos tomados en junta, estos podrían ser impugnables, no tener validez o algo mucho peor: no ser exigible el cobro de las cuotas o derramas acordadas en ellos, así como tampoco ser exigibles las deudas concebidas por propietarios que no atienden a estos obligaciones.

Sin una ley de propiedad horizontal, tampoco existirían normas en relación a las zonas comunes y cada propietario podría hacer y deshacer en ellas a su antojo: cerramientos, trasteros ilegales, uso privativo, etc. sin mencionar las normas de convivencia y buen uso de estos espacios que podrían brillar por su ausencia y dejar una comunidad sucia, deteriorada e insegura.

La ley de propiedad horizontal es muy importante para vivir en una comunidad de vecinos adecuada y tener un espacio al que poder llamar hogar. Si tienes cualquier duda y quieres descargarla, puedes hacerlo en el siguiente enlace: LEY DE PROPIEDAD HORIZONTAL PDF