Atención telefónica

+34 910 585 585

Atención telefónica: +34 910 585 585

¿Quién puede no ser presidente de la comunidad de vecinos?

Todos los vecindarios, sean como sean, deben tener una figura en común: el presidente de la comunidad de vecinos. Las personas con este cargo adquieren una serie de responsabilidades en el edificio y hacia el resto de propietarios, respondiendo incluso de manera civil subsidiaria en determinados momentos.

Por tanto, es muy importante conocer exactamente cuáles son sus funciones y quiénes pueden o no, estar excluidos de este cargo. De esta forma, no habrá lugar a dudas. A continuación, te lo explicamos todo para que no pierdas lujo de detalle ¿Nos acompañas?

¿Cuál es la función del presidente de la comunidad?

Legalmente, la comunidad de propietarios tiene la obligación de tener un presidente, y así queda recogido en la Ley de Propiedad Horizontal. Su función es beneficiar a la dirección de la comunidad, aunque sí es cierto que las decisiones deben ser sometidas a votación con el resto de propietarios. No obstante, le pertenecen una serie de responsabilidades imprescindibles para el buen funcionamiento del edificio como, por ejemplo, convocar juntas, cerrar actas, representar a la comunidad para la firma de servicios o asuntos jurídicos…etc

Elección del presidente de la comunidad de vecinos

Según el apartado 2 del artículo 13 de la Ley de Propiedad Horizontal, las condiciones para la selección del mismo pueden ser por:

Elección. Los vecinos deberán escoger al propietario que se haya presentado para ocupar el cargo. Por tanto, esto debe ser votado en junta y registrado en acta.

Sorteo. En el cual se sorteará el puesto entre los propietarios.

Turno rotativo. Esto significa que el cargo irá pasando de una vivienda a otra por todos los propietarios de la comunidad.

El período de legislación debe ser de un año, a excepción de que en los propios estatutos de la comunidad se establezca otro margen de tiempo.

¿Quién puede no ser presidente de la comunidad de vecinos?

Por norma general, cualquiera de los propietarios puede ser susceptible de ser presidente de la comunidad de vecinos. No obstante, es importante hacer una serie de aclaraciones respecto a este tema. Por ejemplo, mucha gente piensa que cuando un propietario no está en corriente de pago, pierde su derecho a ejercer el cargo. Aunque esto no es así; la verdad es que pierde su derecho a voto, manteniendo su cargo dentro de la comunidad.

Sin embargo, sí que existen algunos casos en los que se excluyen a ciertos propietarios de dicha responsabilidad. Aquí van los cuatro más importantes:

Por su domicilio. Cuando un propietario pone su piso dentro del vecindario en alquiler o, simplemente, no reside en dicho domicilio.

Por enfermedad. Razones como una enfermedad o incapacidad pueden ser más que suficientes para evitar ejercer el puesto. Por supuesto, las mismas deberán estar justificada por un médico.

Por edad. Aunque en la Ley de Propiedad Horizontal no se establezca ningún límite por edad, la verdad es que para ocupar el cargo se debe estar en pleno uso de nuestras facultades. Por tanto, si existe la situación de que un propietario de edad avanzada es dependiente de otras personas, este pueda alegar motivos de edad para excluirse.

Por razones laborales. Como ya sabemos, este tipo de puestos requieren de ciertas obligaciones y responsabilidades. Es por ello, que si nuestras actividades laborales son totalmente incompatibles con las mismas, se puede solicitar el cambio de presidente de la comunidad.

Finalmente, para negarnos a cumplir con el cargo, deberemos recurrir a un/a juez en un período de un mes tras haber sido elegido. Él o ella será quien considere las razones argumentadas. Y tomará una decisión según su criterio y lo establecido en la ley. Un proceso recogido en el artículo 13.2 de la Ley de Propiedad Horizontal.