Atención telefónica

+34 910 585 585

Atención telefónica: +34 910 585 585

¿Se pueden hacer obras sin el permiso de la comunidad?

Esta claro que una de las mayores fuentes de conflictos dentro de las comunidades de vecinos son las obras en los edificios. Ya sea por iniciativa propia de alguno de los propietarios o por la necesidad de rehabilitación de determinadas zonas comunes.

Es por ello, que en el artículo de hoy vamos a profundizar en uno de los supuestos más conflictivos para algunos vecinos: realizar obras sin permiso de la comunidad. ¿Realmente se puede hacer? ¿Cuáles pueden llegar a ser las consecuencias? Te damos las respuestas aquí.

Los tipos de obras en las comunidades de vecinos

Primero y antes que nada, debemos saber que existen dos tipos de obras en los edificios: las que afectan a las zonas comunes y las que no. Es por ello que, dependieindo de si se trata de una o de otra deberemos llevar a cabo procesos distintos.

Obras que no afectan a las zonas comunes

Cuando se trata de este caso, es cierto que no hace falta contar con la autorización de las obras en la comunidad de propietarios. No obstante, aún así deberían ser notificadas, algo muy importante para contrastar que las obras son totalmente legales y seguras, así como para saber al 100% que no van a afectar a los elementos comunes.

Además de ello, siempre es muy importante conocer los horarios en los cuales se pueden realizar las obras. Aquí te dejamos cómo se gestiona según el día:

  • Laborales: 8:00 a 21:00; el uso de la maquinaria se limita a las 20:00.
  • Fines de semana o festivos: de 9:30 a 21.30.

Otra de las cuestiones a tener en cuenta por parte del propietario que vaya a realizar las obras es el permiso de la comunidad para usar el ascensor. En la mayoría de los casos no supone un gran problema, ya que las empresas encargadas suelen comprometerse a no dañarlo, así como a protegerlo de las obras y limpiarlo cuando hayan terminado. Si existe algún tipo de daño, este correrá por cuenta del propietario o de la empresa constructora, dependiendo del acuerdo al que hayan llegado.

Obras que afectan a las zonas comunes

Para este tipo de obras, obviamente no solo será necesaria la notificación a todos los propietarios, sino también tener su autorización expresa.

Existe solo un supuesto posible en el que se aprueban de forma automática. Esto ocurre cuando la obra ya se ha llevado a cabo por un vecino, y por tanto, existe un precedente del mismo. Uno de los más comunes es, por ejemplo, el cerramiento de una terraza.

Aunque sí es cierto que no hace falta tener un modelo de autorización de obras en la comunidad, sí tiene que estar siempre reflejado en el acta de propietarios y avisar asimismo al administrador de fincas.

¿Qué pasa cuando hacemos obras sin permiso de la comunidad?

En este apartado vamos a ver a dos casos diferentes: cuando uno de los vecinos realiza las obras en su casa sin el permiso expreso de la comunidad, y cuando es el presidente el que lo hace para algunas de las zonas comunes.

Cuando un particular hace las obras sin autorización

Si ha sido uno de los vecinos de forma particular quien ha tomado la decisión de hacer obras sin autorización, entonces los propietarios podrán tomar una serie de medidas.

Algunas de ellas son demandar al propietario y, por tanto, obligarle a paralizar la obra. También se puede presentar una demanda por daños y perjuicios que se hayan ocasionado al resto de los vecinos o a la comunidad.

Cuando es el presidente quien realiza las obras sin permiso

Si miramos en la Ley de Propiedad Horizontal, podremos ver que se contempla su poder para tomar ciertas decisiones sin tener la aprobación en una junta de propietarios.

Por ejemplo, en el artículo 10.1 se establece que si la Administración Pública lo exige de esa manera o son obras para el buen estado y conservación del inmueble, podrá aprobar los presupuestos, seleccionar a los profesionales y recoger los permisos requeridos sin el acuerdo establecido en junta.

Es por ello que, podemos concluir que una obra en la comunidad viene de la mano de un largo procedimiento burocrático y las consecuencias de no realizarlo de forma adecuada. Cada caso es un mundo, así que lo mejor para ir sobre seguro es recurrir a la ayuda de un administrador de fincas como es Aresi, donde contamos con más de 20 años de experiencia para ese tipo de gestiones.