Atención telefónica
+34 910 585 585

Ser administrador de fincas ¿es una profesión de futuro?

Actualmente se presentan en España un total aproximado de 1.2 millones de comunidades de propietarios, todas ellas sujetas a la Ley de Propiedad Horizontal. Esto se traduce a una media de un 60% de las viviendas existentes que necesitan ser gestionadas por un profesional de la administración de fincas. Por tanto, se puede decir que la profesionalización dirigida a la administración en una realidad demandada, según la mayoría de estadísticas.

Si quieres saber más sobre este mercado en potencia, no te pierdas todos los detalles:

Sector del administrador de fincas

¿Cuáles son las necesidades específicas del mercado de la administración de propietarios? Primero de todo, se deben tener en cuenta varios factores que se presentan dentro del territorio nacional:

Características demográficas

La población española ha estado sujeta a un periodo de crecimiento bastante prolongado. Sin embargo, actualmente se enfrenta a un nuevo periodo marcado por tres factores determinantes. Entre ellos están el bloqueo del volumen total de población, el envejecimiento progresivo y una nueva redistribución geográfica, tanto interna como externa.

Es por ello que, los pronósticos que se estiman para la formación de hogares, se encuentran influenciados por estos datos que determinan las nuevas demandas de las viviendas y sus comunidades. Por ejemplo, hogares monoparentales, parejas sin hijos, incremento de mascotas en el ambiente familiar, propietarios de edad avanzada…

Gran variedad de propiedades

Nos encontramos en un país de una extensión considerable, con una gran variedad de características contrastadas según la región geográfica. Lo que quiere decir que se presentan particularidades distintas en las Comunidades de Propietarios según su localización.

A la hora de realizar un análisis detallado por área geográfica nos encontramos con diferentes realidades:

Grandes capitales: constituyen un nido de población abundante, donde existe una escasez de oferta de calidad, así como una necesidad de transformación continua.

Zonas costeras: sobretodo en Costa del Sol y Levante existen una gran demanda de segundas residencias nacionales y extranjeras tanto para alquiler como para compra.

El centro peninsular: donde se observa una incipiente despoblación (exceptuando Madrid y la parte Norte)

Es decir, debemos tener en cuenta nuestra ubicación para la especialización concreta de nuestro sector. Dependiendo de si vamos a tratar con fincas de mayor o menor tamaño, más o menos antigüedad, sistemas de calefacción distintas, el tipo de viviendas (bungalows, apartamentos, chalés..) o elevados números de población extranjera, deberemos prepararnos para problemáticas distintas.

Tipos de administrador de fincas

España se considera un caso bastante excepcional, ya que en comparación con el resto de contextos nacionales, dispone de un número elevado de profesionales administradores en el sector. Los cuales, la mayoría ejercen de manera independiente, debido a que hay una necesidad de cercanía con los propietarios.

No obstante, también se consideran buenas opciones las grandes organizaciones. Esto es debido a un servicio más integral y a una centralización de las prestaciones ofrecidas para hacer más sencillas las gestiones.

Conclusiones

En definitiva, los expertos señalan que, aunque la profesión de administrador disponga de una demanda alta, también requiere de una especialización y profesionalización del sector. Por otro lado, el empleo de nuevas herramientas digitales para adaptar el servicio a unas condiciones más versátiles y eficientes también es muy importante.

Por ejemplo, actualmente la pandemia global ha planteado un nuevo contexto histórico. Se prioriza el uso de tecnologías para la realización de tareas, gestiones o rutinas de forma digital y a distancia. De esta forma, podremos contar con esta serie de elementos para darle al sector un nuevo enfoque.

Cómo ser administrador de fincas: qué necesito para ejercer como administrador

En España cualquier propietario puede ejercer de administrador y secretario de su finca. No obstante, si lo que queremos es administrar otras comunidades necesitamos poseer una cualificación profesional prestablecida por la ley.

¿Cuál es la formación establecida por ley?

Primero de todo, se debe disponer de una titulación universitaria. La rama debe estar relacionada con alguno de los siguientes ámbitos: derecho, económicas, ciencias Políticas, ciencias empresariales, administración y dirección de empresas, arquitectura, ciencias Químicas, y otras graduaciones oficiales.

Pero no es totalmente imprescindible. También se puede cursar directamente la carrera de administrador de fincas. Hoy en día, se imparte hasta en 11 universidades repartidas en España. Si tienes la suerte de residir cerca de alguna de ellas, no lo dudes y matricúlate. Esta formación tiene un mínimo de 180 créditos aprobados y 3 años de duración. 

Un profesional colegiado

La realidad vigente es que  no existe ninguna ley estatal que obligue a estar colegiado para poder ser administrador de comunidades. Sin embargo, se aconseja formar parte del colegio oficial para tener una acreditación y garantía deontológica y ética para ejercer la profesión.

Pero eso no es todo, los profesionales que se encuentren colegiados  cuentan con la ventaja de estar suscritos al seguro de responsabilidad civil. Este cubre cualquier daño que pueda producir al cliente mientras esté ejerciendo.

Además , el colegio ofrece otras ventajas a sus miembros. Por ejemplo, el asesoramiento en temas urbanísticos, formaciones en programas de gestión o asesoramiento en materia fiscal. Todo ello para que puedan contar con un valor añadido los gestores suscritos.

Un servicio de 360º

Por último, no olvides que ejercer de forma competente como administrador de fincas requiere de la prestación de productos y servicios con un gran margen de responsabilidades:

Visitas a las comunidades para tener un trato cercano y hacer revisión de todo lo necesario.

-Preparación de circulares informativas para los propietarios en caso de ser necesarias.

Convocar, prepara y presidir juntas ordinarias y extraordinarias en compañía del presidente/a de la comunidad.

-Propuesta de ahorro para la comunidad en suministros de agua, luz o gas.

Gestión de incidencias, reparaciones y cambios en suministros.

Mediación entre los propietarios en caso de ser necesario

Control de la morosidad, preparación de recordatorios de deuda y preparación eficiente de la contabilidad.