Atención telefónica

+34 910 585 585

Atención telefónica: +34 910 585 585

Trabajar sin factura en la comunidad: ¿Qué riesgos puede acarrear?

Mejor sin Iva, no hace falta que me hagas factura. (..) Son frases que estamos acostumbrados a recibir como normales cuando se trata de trabajos de profesionales independientes en nuestras comunidad. Pero, ¿Cómo de caro nos puede salir este «ahorro»?

Trabajar sin factura puede parecer algo positivo en un principio pero acarrea una serie de consecuencias que pueden llegar a ser muy negativas para la comunidad de propietarios.

¿Qué puede pasar si trabajamos sin factura?

Trabajar sin factura, implica no pagar el Iva correspondiente, por lo que, la persona en sí que recibe los servicios tiene automáticamente un descuento en los mismos del 21%. Hasta aquí, todo parece maravilloso ¿verdad? pues no, la realidad es muy distinta.

Existen una serie de inconvenientes de realizar estas prácticas que debemos de evitar a toda costa si no queremos tener problemas en nuestra comunidad. Algunos de los más comunes son los siguientes:

Sanciones administrativas

No pagar el Iva de un servicio, es un delito fiscal y no tenemos que darle menor importancia porque sean bajas cantidades, a efectos de tributación, para el estado es un delito y puede abrir sanciones administrativas en contra de la comunidad como ente y del presidente de la misma como responsable legal de la misma, las cuales, en función de diferentes factores como por ejemplo la cantidad de iva no satisfecha pueden acarrear multas de distintas cuantías, e incluso acabar siendo un delito penal con lo que eso conlleva.

Es normal pensar que es muy difícil que hacienda descubra que hemos pagado 1000 euros en negro a un proveedor por cambiar la puerta de la comunidad, pero también es cierto que, si por alguna casualidad estos datos se cruzan con el fisco, la sanción será inminente. Es posible, que, por ejemplo, nuestra comunidad quiera pedir una subvención para instalar un ascensor y que, en ese momento tras la revisión de expediente correspondiente hacienda descubra ciertos pagos sin papel detrás de ellos, lo cual no solo nos dejaría sin subvención si no que, nos supondría una gran derrama para asumir el coste de las sanciones interpuestas. 

Si tu comunidad hace recibís a mano y su forma de trabajar habitual es esta, anda con cuidado lo que hoy parece algo sin importancia, mañana puede ser un gran problema. 

Trabajos mal realizados en las comunidades

Los riesgos de no hacer factura van mucho más allá de las sanciones que podamos recibir, si un trabajo no está declarado, tampoco podemos reclamar al proveedor que lo ha hecho si la calidad de este es mala, porque directamente «no existe» legalmente esta contraprestación.

Generalmente, no suelen haber problemas, pero si trabajamos sin factura no solo corremos el riesgo de que la calidad de un trabajo no sea la adecuada y no podamos reclamar nada legalmente, si no que, además el proveedor no tendrá ninguna responsabilidad frente a terceros en caso de que el trabajo cause un accidente. Por lo que, en esta situación tendríamos una doble problemática: por un lado, seria oficial para cualquier organismo que hemos trabajado de esta forma y por otro, además de las posibles sanciones tendríamos que asumir económicamente los perjuicios ocasionados. 

Contabilidad difícil de gestionar

Trabajar con agujeros en contabilidad, no es tarea fácil. Si existen gastos que oficialmente no podemos justificar, será dificil tener una visión general y ordenada de las cuentas de la comunidad. Lo cual, perjudica  a todos los propietarios.

Es importante , llevar un buen control contable de los gastos de la comunidad. Si no tenemos una visión global de la situación económica, difícilmente podremos gestionar bien la comunidad y todo lo que ello conlleva. 

Una comunidad limpia y transparente

Una gestión limpia y sin fisuras ayuda a que una comunidad funcione correctamente, reflejar cualquier gasto y tener un buen clima de convivencia es fundamental para que nuestra comunidad sea ejemplar y nuestro edificio quede revalorizado. 

Consulta siempre a tu administrador, los administradores son profesionales colegiados expertos en gestión y contabilidad y su deber es velar por el buen funcionamiento de la comunidad.