Atención telefónica

+34 910 585 585

Atención telefónica: +34 910 585 585

¿Cómo luchar contra las avispas este verano?

Las avispas pueden ser un gran peligro este verano, sobretodo si se tienen niños pequeños. Te contamos cómo combatirlas.

¿De qué se alimentan las avispas?

Las avispas son un insecto muy común que vive en prácticamente en todo el territorio nacional. Es por esto, que es muy importante protegerse de sus feroces picaduras que pueden provocar desde un par de semanas de molestia hasta un shock anafiláctico en caso de ser alérgico a su veneno.

Las avispas son insectos carnívoros que se alimentan de otros insectos molestos y perjudiciales de jardín como por ejemplo: moscas, mosquitos, gusanos, orugas, etc por lo que, si no interferimos en su actividad y evitamos sus ataques pueden ser unas grandes aliadas del día a día.

Además de comer carne también necesitan azúcar, la cual extraen muchas veces del néctar de las flores o bien de frutas. El problema viene cuando, por falta de éstas las avispas se interesan por nuestra comida intentando sacar este azúcar de refrescos, elementos procesados o, incluso salsas y otros aderezos a los que estamos tan acostumbrados.

Cara de pocos amigos

Aunque en el caso de las abejas, el ataque está solo contemplado en caso de inminente peligro, las avispas son más agresivas y pueden atacar siempre y cuando sientan que somos un obstáculo en su objetivo diario: es decir, si le impedimos acceder a nuestra comida, realizamos gestos bruscos que entorpecen su vuelo, o simplemente por nuestra vestimenta nos confunden con un depredador, o directamente cuando son atacadas por nosotros.

¿Qué hacer para llevarse bien?

Lo más importante es no atacarlas (utilizar matamoscas u otros artilugios para cazarlas, rociarlas de insecticida, etc) también es recomendable dejar algún alimento dulce separado de nuestra mesa y sin vigilancia para que de esta forma, puedan acceder a él o no entorpecerlas si intentan apoderarse de los nuestros (vale más perder una pieza de fruta que llevarse una picadura).

Por último, evita también vestir con colores chillones como amarillo o verde intenso, estos colores se encuentran naturalmente en depredadores y animales venenosos, enemigos por antonomasia de las avispas.