Atención telefónica

+34 910 585 585

Atención telefónica: +34 910 585 585

¿Qué tipo de mascarilla debo usar para salir a la calle?

Las autoridades sanitarias y el Gobierno de España, comunican que durante el confinamiento las personas que salgan a la calle deberán llevar mascarillas. Pero, ¿Sirven todas las mascarillas igual? A continuación te explicamos qué tipos de mascarilla puedes encontrar y cómo protege cada una de ellas. 

Tipos de mascarilla que podemos encontrar

Uno de los artículos de moda actualmente, son las mascarillas. Actualmente y debido a su alta demanda, podemos encontrar que en muchas farmacias no tienen stock o es limitado, e incluso podemos también encontrar con que sus precios se han disparado. 

Existen varios tipos de mascarillas y no todas tienen la misma funcionalidad ni resistencia ante el virus. Las más comunes que podemos encontrar a cuentagotas en los establecimientos o de las que podemos disponer son las siguientes:

Mascarillas FFP

Este tipo de mascarillas son las más eficaces (con hasta un 92% de eficacia de protección frente al virus) y protegen tanto de su expansión como del contagio. Esto se debe a que este tipo de mascarillas tienen un sistema de filtrado de aire que no deja pasar al virus. 

Marcarillas quirúrgicas

Son las más comunes, las destinadas para las cirugías y otros procedimientos sanitarios. Podemos encontrarlas planas o aplisadas y llevarán un alambre en una de sus partes.

Este tipo de mascarillas, son desechables y tienen un tiempo de vida estimado de 8 horas. Por lo que, debemos desecharlas una vez las hemos utilizado. En cuanto a su garantía frente al virus, estas mascarillas hacen posible evitar la propagación, es decir que aunque no protegen totalmente a la persona de ser contagiada si evitan que una persona con el virus lo propague. Por lo que, si todos utilizamos este tipo de mascarillas una vez que salimos a la calle, el riesgo debe ser mínimo. 

Mascarillas hechas en casa

Si no tienes la posibilidad de adquirir mascarillas profesionales o bien, no las suficientes como para cambiarla cada vez que bajas a la calle una buena opción es la mascarilla casera (no hay que confundir con pañuelos de tela u otras prendas)

Este tipo de mascarillas son cosidas y elaboradas con tela u otros materiales de los cuales dependerá su eficacia, si el material es lo suficientemente grueso para evitar que el virus lo atraviese, entonces evitará la propagación.

¿Cómo y cuándo utilizar la mascarilla?

Una vez tenemos la mascarilla, hay que tener en cuenta además cómo y cuándo debe utilizarse. Debemos de utilizarla siempre que salgamos a la calle y para evitar riesgos tenemos que seguir las siguientes indicaciones de la Organización Mundial de la Salud: 

  • Antes de ponernos la mascarilla, siempre tenemos que lavar bien las manos con alcohol o agua y jabón durante al menos 20 segundos.
  • Debemos colocar la mascarilla de forma que cubra perfectamente la nariz y la boca, asegurándonos que no queda espacio entre nuestra cara y la mascarilla.
  • Durante su uso, no debemos tocarla. En caso de hacerlo, bajo ningún concepto tendremos que tocarnos la cara y siempre tendremos que volver a lavar las manos con agua y jabón o en su defecto, algún gel desinfectante con alcohol.
  • Hay que utilizar solo las cuerdas para sujetar la mascarilla al colocarla.
  • Debemos cambiarnos la mascarilla cada vez que salimos a la calle, o en su defecto cuando la encontremos húmeda.
  • Las mascarillas utilizadas, deben desecharse en un recipiente cerrado. 

Aunque las mascarillas quirúrgicas que son las más accesibles no protegen del contagio, si lo hacen de la propagación, por lo que es muy muy importante que todos las llevemos cada vez que salgamos a la calle, porque aún no presentado síntomas podemos ser portadores del virus y no saberlo.

Uso de guantes, responsabilidad de todos

Para extremar las precauciones es importante que siempre que vayamos a hacer la compra, llevemos además guantes desechables. Una vez terminada la compra, estos guantes deben ser desechados correctamente y jamás lanzados al suelo pues suponen un riesgo para la salud de todos.

Controlar y parar la enfermedad, es cosa de todos.